Imágenes

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Tiempo de más: La incongruencia del ser.

Bookmark and ShareEspacio Facebook de Jean Navarro

.
..Si el tiempo que he llorado tu ausencia me regresara un solo segundo, por cada minuto, te extrañaría más del tiempo que lo hago...

Las nueces caen de los árboles que adornan Indonesia, así como tu recuerdo pende de la mente de un hombre hastiado de esperar, que se muere en cada intento por sobrevivir a su propio impetu en busca de la verdad, la verdad de tus ojos que se esconde trás caretas que únicamente conrfirman un olvido.

Como un blues que suena en la boquilla de un saxofón. Como las uvas que duermen serenas antes de ser despojadas de su cuerpo, quietas, inmoviles, esperando ser sacrificadas para, después, ser tomadas por un hombre.

Una nuez se parte en dos, tres,cuatro o en incontables partes, así como la serenidad, la pasión, la razón y a veces la incontrolable locura de nuestro deseo. Más no se parte como el amor, él nunca se acobarda, se intriga o se desarma, más bien, como un papel... Se dobla, desdobla, arruga y alisa, cada uno de nosotros elige el orden, el día y el ser que será la pluma que escribirá o dibujará en el papel...

La historia de un viejo amor vuelve a mi, como un boom agitado y precipitado; el latido de mi corazón, constante y apabullante, que cuece y muele mi sangre al pensarlo.

Un sauce llorón se mese sobre una colina, cansado de llorar deja caer por completo sus lágrimas cada otoño, cuando descansa y piensa en sí... Más sin querer al pasar algunos meses recuerda aquél amor anhelado, que le hizo derramar tristeza por vez primera... Y así vuelve a llorar, sin entender como es que al pasar del tiempo y a la llegada de nuevos amores, sigue pensando en las heridas del pasado, los deseos que yacen cerca de un panteón...

Si el tiempo que he llorado tus heridas me regresaran un segundo de vida, por cada minuto, cien años se hubieran acumulado ahora a mi edad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada