Imágenes

miércoles, 19 de mayo de 2010

Batalla en la tierra

Aaaaa! pues hoy he decidido actualizar el blog del amaido.... el conflicto de esta entrada radica en que no sé como escribir... No seré en esta vez el amaiado, seré quien soy...

Hoy he decidido contar la historia que me contó un ser unido a mi... "amaiado" que puedo decir... es el tipo más feliz del mundo: "no sé por qué siempre que siento haber dejado de lado todo lo que me lastima resulta que revive tiempo después... que todo lo que he construído desde aquél día trágico se vuelve fragil, tan fragil que puede desplomarse con simples palabras de ese amado enemigo que me asecha entre sueños y que me aniquila entre deseos de un mundo mejor...

No sé por qué me cuesta la vida misma olvidar aquellas cosas simples que solían estremeserme, que aquellas sensaciones se sienten en soledad y me asesinan en la incetidumbre del saber si mi enemigo siente un poco de dolor por aquella traición que nos mató hace tiempo...

Me cuesta aún comprender porque sigo sintiendo sus besos y oliendo su olor en todos los sitios en que acontecieron las batallas... Quisiera por fin quitar de mis labios aquel sabor a fresa con azucar que desprendían sus balas letales y que entraban por mis poros al momento de combatir... Quisiera saber como hacer para dejar de lado las ideas que metió en mi, sobre el posible cambio que puede existir cuando dos se aman. Esa magia utópica que sólo quiero tener si estoy con él...

Las gotas de agua salada no paraban de salir de mis ojos, agua que lastimaba y quemaba hasta lo que hay dentro de mis huesos....

Me he enterado de su nueva vida en el paraíso, el paraíso que consiguió después de muertos, después de haberme regalado las alas más grandes y blancas del cielo, me ha contado en una pesadilla que ahora cumple una nueva misión, una guerra con un ser más poderoso que yo, que se ha merecido una batalla con él... Me ha dado- entre líneas- la esperanza de escuchar mis cantos en alguna otra dimensión.... Me ha dolido como nunca, pero a la vez me ha dejado fé en mi mismo, me ha forzado a pensar en mi y saber que esas batallas sólo dejaron dolor, que esas balas no hacían daño, sólo destrozaron un poco mi razón, la que hoy resusita y con sólo una figira en su memoria, la de consegui lo que pretendo, la de sonreir sin miedos y mostrarme al mundo tal cual, sin mascaras, lo que él no logró, lo que a ese ángel le da más miedo, más que el mismo infierno."

Amaiado me ha contado esa historia y saben? sí que tiene razón... Las batallas solo son heridas, alguna veces hondas, otras no tanto, que algún día no dejarán más que una pequeña cicatríz que se podrá cubrir, no con maquillajes ni engaños, sólo con la esencia pura del ser, del ser que representa cada uno de nosotros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada